Nuestra Empresa

Nuestros sistemas de crianza se realizan en explotaciones controladas, donde la cabaña porcina de cerdo blanco está en estancias de ciclo cerrado desde su nacimiento, con una gran producción de animales al año.
En nuestras granjas se controlan los procesos de cubrición, gestación y parto.
Una vez nacidas las crías, se desarrolla una fase de destete de 25 días, tras los cuales se trasladan los lechones a salas preventivas donde se adecuan a un control riguroso y a una alimentación a base de pienso especial, con unas condiciones climatológicas y de habitabilidad óptimas hasta que realizan su fase de engorde final.
Todo este proceso es controlado y supervisado por veterinarios propios del Grupo, que vigilan todo el control sanitario, así como todos los calendarios de vacunación de los animales.

Nuestras explotaciones de cerdo blanco son de ciclo cerrado y en régimen intensivo.
Cuentan con instalaciones semiautomatizadas para el suministro de nutrientes, alimentos y agua.

La alimentación de nuestros cerdos blancos se produce con medios y controles propios en nuestra fábrica de piensos. Se basa en cereales y proteína de soja que aseguran un perfecto equilibrio de nutrientes, así como la salubridad en el engorde de los animales. Se basa en piensos naturales ricos en leguminosas que aportan unas mejores características organolépticas al producto.